¡Eh! chicos, sois muy requetebién recibidos. Aunque seáis de Marte y nosotras de Venus...
RSS

domingo, 5 de septiembre de 2010

¿Quién y cómo decidir?




Ante ella uno siente lo mismo que los críticos musicales frente a Lola Flores. Susana es fuego, y así se pone a hablar: "El primer día parí, el segundo di de mamar al bebé pero al tercer día me lo arrancaron de los brazos. Lloré, pataleé, grité. No sirvió de nada". Quienes se marchaban por el pasillo del hospital materno infantil de Málaga con el niño recién nacido en brazos eran técnicos de la Junta de Andalucía alertados porque los médicos habían encontrado restos de heroína en la sangre de la madre.

Leyendo el periódico EL PAIS, me encuentro con el reportaje "Rehabilitado, peleo por mis hijos". No se a vosotros, pero a mí, me afloran diversos y contrapuestos sentimientos. (Como no soy capaz de poner el enlace, os lo dejo http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Rehabilitado/peleo/hijos/elpepisoc/20100905elpepisoc_3/Tes
)
Saludos, María.

7 comentarios:

Equilicua dijo...

La vida es guay. El personal decide que las drogas la hacen más guay, y si delinquen no es que sean malos o que los demás le importen un pimiento, porque la vida es guay, es que son enfermitos de la vida guay, y nadie les comprende.

Pasada la cuarentena, son guay porque ya no pueden ser malos y han dejado de robar a su madre y a su padre, y han regresado, y no roban ni nada, es que están enfermitos y toman metadona y ya son más guay que antes. Pero la gente es muy mala y no los dejan trabajar en lo que les gusta y viven de sus padres por que ya son buenos, y de repente se acuerdan que tuvieron un crío, ...

¡Que injusta la sociedad, que les quitó a sus hijos para darle una vida más guay que la suya!

Yo no tengo sentimientos contrapuestos, si hay que joder a una familia, que ha adoptado, cuidado y alimentado a unos de estos niños, que se jodan los biológicos de la vida guay, y si recaen, ... se han pasado la vida jodiendo a todo el mundo, que se jodan estos enfermitos de la vida guay.

Salondesol dijo...

No estoy de acuerdo con la sentencia de ese juez. Los niños de personas que no son dueños de su voluntad ni capaces de cuidar de sus hijos, deben ser apartados de sus padres, por el bien de los niños. Quizá deberían tenerlos en centros de acogida temporal (mejor familias de acogimiento), esperando un plazo "razonable" que sus padres se reabiliten, pero siempre vigilados, por si las recaidas (seguramente ése es el procedimiento).
Es complicado regular algo tan variable, teniendo en cuenta que la mayoría de drogadictos de larga duración RECAEN, pero hay que hacerlo.

Abrazos.

Cantamora dijo...

Helena, totalmente de acuerdo contigo.

EQUILICUA, un poco extremista tu punto de vista. Creo que una oportunidad, se les debe de dar a todo el mundo, eso sí, con todas las garantías del mundo, sobre todo para los niños.

María

Equilicua dijo...

A ver Cantamora, una oportunidad sí, y dos, y tres, ... y ya. Luego que no vengan con los cuentos manidos de siempre.

¿En qué consiste la oportunidad? ¿En que el crío espere diez o quince años hasta que su mamá biólogica estime oportuno dejar las dichosas drogas guay?
¿En esperar cinco o diez años a que su mamá y su papá biológicos salgan de la cárcel?

Todo tiene sus matices, pero que te nazca un niño con síndrome de abstinencia, si no es de juzgado de guardia debe andar por violencia de género o así.

feluky dijo...

Es un tema tremendo, no se debe generalizar. Cada caso sera un mundo.

Pero debemos tener en cuenta que la preferencia o la importancia en la decision, es siempre para el niño.

Abrazos.

Alfonso Vázquez dijo...

Estos casos son muy extremos y es muy complicado dar una opinión a la ligera. LA prensa gusta de dar morbo y generar opiniones en vez de dar información.

Por mi trabajo he conocido muchos chic@s que tuvieron la mala suerte de nacer en familias que no los merecían. En el mismo colegio te ibas encontrando la ristra de hermanos abandonados, a razón de uno por nivel educativo. ¿y su padres? ni se sabe

Lluís Bosch dijo...

Me parece un tema muy delicado, y hay que andarse con cuidado de no querer resolverlo a base de tópicos.
Si los adictos o ex-adictos son capaces de llevar adelante unos hijos hay que verlo caso por caso. Pero no hay que ser hipócrita tampoco: ser un hombre ejemplar que trabaja en una oficina bancaria no es ninguna garantía. ¿O si lo es?

Publicar un comentario

¿Qué opinas?