¡Eh! chicos, sois muy requetebién recibidos. Aunque seáis de Marte y nosotras de Venus...
RSS

miércoles, 24 de marzo de 2010

La cenicienta que no quería comer perdices

Este cuento está dedicado
a todas las mujeres valientes
que quieren cambiar su vida
y a todas aquellas que la perdieron.


La Cenicienta que no quería comer perdices
View more documents from Gabriel Bou.

Son 45 páginas de imágenes y textos minimalistas que se leen en 5′ y que sientan tan bien como un buen masaje.
Os recomendamos a todas y todos leerlo y analizar cuánto hay de cuento o de realidad en nuestras vidas.
Aquí está el pdf y abajo una presentación donde se lee más fácilmente.
VENTA DEL LIBRO: el libro está a la venta en El Jardín del libro y en Casa del Libro
Sitio oficial: La cenicienta que no quería comer perdices
Blogs de las autoras: Nunila y Myriam Cameros

8 comentarios:

Conce Méndez dijo...

Me ha gustado muchisimo el cuento Helena, deberían tenerlo en las bibliotecas de los coles, porque las niñas quieren ser "cenicientas", "princesas"... y hay mucho "principe malvado".

Para mí lo más importante en nosotras debe ser QUERERNOS y VALORARNOS.

UN beso guapa.

Salondesol dijo...

Me lo pasaron hace tiempo, pero lo perdí... y ayer al encontrármelo de nuevo no puede resistirme a compartirlo, a mi también me gusta mucho, y si, tendría que estar en todos los colegios e institutos...

Otro beso para ti.

rasputín dijo...

Lindo cuento, Helena, y mejor lección. Ojalá y, más que en los colegios, estuviera en muchas casas donde muchas niñas crecen creyendo ser princesas.
Besos.

Alfonso Vázquez dijo...

Me llegó por mail hace unos meses. Muy bueno para acercar el problema a una sociedad de lo inmediato que no iba a dedicar más tiempo a leer otro tipo de documentos.

Cierto Rasputín, hemos convertido las escuelas en paños de lágrimas donde todo cabe. La educación -ya la igualdad se consigue con educación y no con leyes de paridad- debe empezar por el hogar. Ya no sólo enseñamos a leer y a escribir, a sumar, restar, multilpicar y dividir, un poco de historia, geografía... Ahora tenemos que enseñar educación vial, cuando sus padres -madres más bien- no tienen ningún reparo en dejar el coche en doble o triple fila apra llevar el niño al colegio, aunque vivan a 500metros. Tenemos que enseñar tolerancia, cuando ven a diario como se explota a los extranjeros. TEnemos que enseñar educación para la ciudadanía, cuando las cadenas de televisión muestran a una panda de arrabaleros y arrabaleras echándose en cara los trapos sucios, gritándose e insultándose sin orden ni concierto. Tenemos que enseñar a comer saludablemente, cuando el premio del fin de semana es un macmenu. Tenemos que enseñar a ser ciudadanos y ciudadanas críticos, cuando los medios buscar fomentar el rebañismo. Enfín, que todo se remueve y sali un batiburrillo de difícil digestión, y se está perdiendo su objetivo inicial.

Salondesol dijo...

Totalmente de acuerdo con vosotros, Rasputín y Alfonso, la educación debe empezar en casa dando ejemplo, lo de la tele... para prohibirla mientras no se legisle duramente.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Estoy totalmente de acuerdo la educación debe empezar en casa
Este cuento ya lo sabia y se lo mostre a mis hijas

Un besito y feliz semana santa, Rosa

David Carrascosa dijo...

Ya lo conocía, es muy bueno.

Saludos

belijerez dijo...

Acabo de ver el cuento, me parece genial. Los comentarios también. Tengo 54 años y pienso que estamos constantemente educando-nos. Ahora tengo que andar con cuidados, en mi segunda adolescencia las amistades pueden ser "muy peligrosas" sobre todo en un mometo en el que nada es lo que parece.Ej; G Garzón juzgado por franquistas, sindicatos convertidos en academias (¿de bailes?)mientras el poder adquisitivo disminuye escandalosamente (esto puede ser positivo porque asi se consume menos), el desempleo aumenta, el capitalismo desmesurado y salvaje...en fin, hay que cuidarse porque además las pensiones serán a los 70...con este ritmo no llegaremos y se ahorraran las arcas de pagar jubilaciones (todo en positivo hay que mirarlo).

Publicar un comentario

¿Qué opinas?